Maternidad: Salud durante el embarazo y después del parto

En el embarazo y en el posparto tienes que mimarte mucho. Tu cuerpo experimentará cambios y tienes que estar preparada para cuidarte más que nunca tanto a nivel físico como a nivel estético, ya que todos los cuidados van a beneficiar al bebé.

Hay que elegir cremas y productos que se adapten a esta nueva situación de maternidad, ya que no todas valen, recuerda que lo que te apliques puede afectar al feto.

El cuidado del abdomen

Es muy frecuente la aparición de estrías, marcas rosadas que aparecen en la piel cuando se estira mucho.  Hay varios factores que influyen en su aparición, desde el aumento de peso, la deshidratación de la piel o factores genéticos.

Para evitarlas, además de realizar ejercicio físico de forma rutinaria, hay que favorecer la elasticidad de la piel con cremas especial anti estrías, con jabones, aceite de almendras dulces.

Las estrías suelen aparecer en los senos, nalgas, muslos, y parte baja del abdomen.

El cuidado de los pechos

Las molestias en el pecho es uno de los primeros síntomas del embarazo, los pechos están muy sensibles. Por ello es muy importante prestar atención especial a esta zona.

Lo primero que deberás pensar es en cambiar de sujetador y utilizar sujetadores apropiados que sostengan bien los senos ya que el pecho irá aumentando de forma progresiva. Lo normal es que aumentes dos tallas de sujetador.

Empezarás a notar que las aureolas se oscurecen y aparecerán unos pequeños bultitos en las aureolas. Estos bultitos son los llamados glándulas de Montgomery y se encargan de producir una sustancia aceitosa que protege al pezón contra infecciones.

Es muy importante tener el pecho hidratado y para ello existen multitud de cremas para hidratar el pecho y así evitar la aparición de grietas.

La higiene bucal

Al igual que otras partes del cuerpo, los dientes y encías durante el embarazo se vuelven más sensibles. Una buena idea es acudir al dentista para que te revise la boca y te de unas pautas de cuidado ya que hay más predisposición a las caries y deberás estar atenta a esta zona.

Es muy aconsejable hacerse una limpieza dental antes del embarazo. Hay estudios que han demostrado que una enfermedad en las encías puede provocar un parto prematuro.

Las manchas en la cara

Puede que en el embarazo aparezcan en la piel zonas de manchas oscuras llamadas cloasma, melasma o máscara del embarazo. Suelen aparecer sobre todo cerca de los ojos, cerca del labio superior , la nariz, y la frente.

Las mujeres con la piel más oscura o con antecedentes de cloasma en la familia son más propensas a que les salgan manchas.

Para evitar que se oscurezcan o prevenirlas es muy importante  un protector facial alto ( SPF 30 o más ) ya que durante el embarazo la piel se vuelve mucho más sensible a los rayos del sol.  Todos los días deberías aplicarte un protección solar antes de salir de casa aunque no haga sol.

Si las manchas resultan muy evidentes y te incomodan, puedes usar maquillajes que las disimulen. Poco a poco después del parto estas manchas suelen desaparecer.

La línea alba

A veces los cambios hormonales durante la maternidad, hacen que aparezca en la tripa una línea oscura a veces acompañada de vello en la zona del abdomen, del pubis hasta el ombligo. Es la llamada línea alba.

Es muy habitual y lo normal es que salga en el cuarto o quinto mes de embarazo y que desaparezca después del embarazo.  Si vas a exponerte al sol, es muy importante utilizar protectores solares altos en esta zona.

Los pies

A finales del embarazo lo normal es que los pies y los tobillos se hinchen ya que se retienen líquidos. Podrás ver como aumentas una talla en los zapatos. No utilices tacones altos y bebe mucho agua y siempre que puedas mantén los pies en alto.

El hinchazón de los pies y tobillos desaparece muy pronto después de dar a luz.

Es recomendable darse algún masaje durante el embarazo, viene bien para drenar líquidos y evitar molestias. Es tiempo de mimarte un poco así que cuídate todo lo que puedas.