Autonomía física y psicológica gracias al gateo

En alguna que otra ocasión los padres queremos adelantar la madurez de los pequeños sin darnos cuenta. Tenemos que dejar que los pequeños sigan su propio ritmo y su propio camino a la hora de crecer y madurar.

Uno de esos momentos en el que los padres no dejamos, en general, que los niños sigan su camino es a la hora de andar, y es que nos empeñamos en ponerlos de pie cuando están empezando a gatear cuando esto, el gatear, es muy importante para su desarrollo tanto físico como psicológico.

El hecho de empezar a gatear les da a los pequeños autonomía física, además de que les ayuda a desarrollar la musculatura y hace que el cerebro reciba la señal de que está preparado para realizar movimientos más complejos.

Esta autonomía física no la realizarán si nos empeñamos en ponerlos de pie, por ejemplo, ya que no procesarán cada paso a su modo, sino al nuestro lo cual no es bueno para ellos.

Por otra parte, el hecho de ir a su propio ritmo también les da autonomía psicológica ya que en ese momento ellos deciden qué quieren hacer, y ya sabéis lo importante y lo bueno que es eso.

Y vosotros, ¿Qué opináis al respecto? ¿Dejáis que los niños vayan a su ritmo o intentáis adelantarlo?