Tercer mes de embarazo

tercer mes de embarazoEl cansancio y las náuseas de los primeros meses van desapareciendo y poco a poco te sientes mejor con el embarazo. El tercer mes es el de la primera ecografía. ¡¡Por primera vez verás a tu hijo!! El ginecólogo te dará sabios consejos, así que no dudes en seguirlos fielmente. En cuanto al bebé, éste está ahora totalmente formado y ha pasado de ser un embrión a ser un feto: un en miniatura pero completo que madurará y crecerá al calor del útero.
En cuanto a ti, tu vientre ya va tomando forma y se te hará difícil entrar en tu ropa de siempre. Es el momento de buscar ropa más amplia y de comenzar a buscar la ropa que necesitarás durante los siguientes 6 meses. Más cambios en ti: es posible que la areola y la piel de tus pechos se tornen más oscuras, y que una línea, también oscura, aparezca sobre tu vientre, entre el ombligo y el pubis. Poco a poco tu cuerpo se prepara para la llegada del bebé.

EL TERCER MES DE EMBARAZO SEMANA A SEMANA

Décima semana

Durante la décima semana de embarazo el crecimiento aún es lento. El esqueleto se está modelando del todo, los dedos comienzan a formarse bien, a separarse unos de otros,… Los movimientos se hacen ya más grandes, aunque seguirás sin notarlos seguramente. Los movimientos del pequeño siguen descoordinados. Sigue habiendo “saltos” y “botes” en la “piscina” en la que el niño se encuentra. La mayoría de los órganos empiezan a funcionar, aunque faltándoles toda la madurez que les da el embarazo. Los riñones funcionan perfectamente y el bebé orina, lo que contribuye mayoritariamente a la composición del líquido amniótico.

Undécima semana

Durante la undécima semana de embarazo la cara del bebé se moldea casi del todo. Los ojos se acercan, las orejas se colocan en su sitio definitivo y todos los elementos de la cara ya están presentes: boca, labios, ojos, nariz, barbilla,… El bebé mide 7,5 cm y pesa ya 17 gramos.

Duodécima semana de embarazo

En esta semana el bebé se transforma oficialmente en un “ser único”: sus huellas digitales aparecen y ya no cambiarán nunca más. Otra cosa que aparece son sus primeros reflejos. Igualmente la maduración del sistema nervioso. El sexo se precisa y se hace a veces reconocible en la ecografía. El bebé ya pesa 28 gramos y mide para 9 centímetros de largo.

Trigésima semana de embarazo

Durante la trigésima semana de embarazo el bebé comienza a interactuar con su medio ambiente: el sentido del tacto aparece y el bebé se hace sensible al tacto. Las caricias de mamá y de papá a través del vientre maternal lo calman. Parece que el gusto también se hace patente, ya que el bebé traga su líquido amniótico y es sensible a su sabor azucarado. También comienza a tener un reflejo de succión, como si intentara mamar. Sus otros reflejos también se precisan. Su tamaño actual es de 11 centímetros y su peso de 50 gramos aproximadamente.

Primera ecografía

La primera ecografía es el primer encuentro con tu bebé. Un momento muy emocionante para los papás. Y es que os lo habéis imaginado muchas veces, habéis pensado a menudo en él,… y ahora podéis verle. Esta primera visión es fuente de alegría y de admiración para los padres, y muy emocionante para el médico que practica el examen. Éste te mostrará la cabeza, el perfil, los miembros, el vientre, los diferentes órganos, particularmente el corazón, que podréis escuchar. El médico calculará su frecuencia cardíaca. No siempre, pero sí hay ciertos afortunados casos en los que es posible ver el sexo del pequeños. Por ello es importante precisar antes del examen si queréis saberlo o no. Sobre todo, veréis al bebé moverse, agitar y alargar sus miembros y dar “botes” en su piscina.

Consejos a tener en cuenta

Al igual que te aconsejábamos en los meses anteriores de embarazo, no debes tomar ningún medicamento sin consentimiento médico. Puede ser muy perjudicial para el pequeño. Puedes comer de todo en cantidades razonables y cuidado con los gatos, carnes mal cocidas y lechugas mal lavadas por la toxoplasmosis. Evita beber bebidas alcohólicas y, si fumas, reduce su consumo al mínimo. Si puedes dejar de fumar, mejor.
Seguimos recomendando practicar deporte suave regularmente, para contribuir a mantenerte en forma y fortalecer tu cuerpo. Evita, eso sí, factores de cansancio excesivo y trayectos largos en coche. Salvo indicación contraria del ginecólogo, podrás continuar llevando la vida sexual a que llevabas antes de estar embarazada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *