Quinto mes de embarazo

Ya estás en la mitad del embarazo. Estás en un período en el que te sentirás bien contigo misma y feliz. Es verdad que tus pechos seguirán cambiando, aumentando preparándose para amamantar al pequeño. Además, el bebé no dejará de moverse, siendo un auténtico torbellino en tu interior. Pero este mes te sentirás muy bien: risueña y no demasiado cansada aún. Una nueva cita ginecológica te permitirá saber más sobre cómo va el bebé.

Peso, tensión, tasa de albúmina, ritmo cardiaco del niño y de glucosa,… el examen es exhaustivo. El médico también examinará el tamaño de tu útero para verificar el crecimiento del niño. Pero el quinto mes es también el de la ecografía morfológica. Con ella podrás redescubrir a tu niño y admirarle en todo su esplendor.

QUINTO MES DE EMBARAZO

El pequeño se chupa el pulgar y sus pies. El sexo está perfectamente determinado y visible, al igual que las huellas digitales y las uñas. En el caso de las hembras, todos sus órganos genitales estarán constituidos. El bebé crece y crece, y a finales de este quinto mes medirá cerca de 30 cm, pesando alrededor de los 650 gramos.

Los movimientos del pequeño son la muestra del desarrollo de sus huesos, músculos, nervios y articulaciones. Estos movimientos sirven para reforzar todos estos elementos. El bebé se recubre de un pequeño cabello fino y su piel se ha cubierto de “vernix caseosa”, una especie de pasta protectora a base de sebo y de celdas epidérmicas. Su piel se espesa pero la grasa subcutánea es todavía poco abundante y el bebé está arrugado.

quinto mes de embarazo

Revisión ginecológica del quinto mes de embarazo

En la revisión del quinto mes, se vuelven a analizar todos los elementos de control descritos en la revisión anterior. Especial atención en esta fase en no coger demasiados kilos: luego son difíciles de perder y puede acarrear factores de riesgo en el bebé, pudiendo desarrollar una diabetes gestacional (diabetes ligada al embarazo), por ejemplo. Tu ginecólogo te prescribirá una prueba glucémica. En caso de habar cogido demasiado peso, nunca empezar un régimen propio sin consultarlo con el médico.

En este mes tus actividades pueden seguir siendo variadas, aunque evitando trabajos y actividades de fuerza. Eso sí, en tu planificación diaria deben figurar amplios y regulares períodos de descanso. Tu actividad sexual puede ser normal. De hecho, para ciertas mujeres esta actividad sexual es importante en este segundo trimestre de embarazo. También puedes practicar deportes suaves, como caminar, natación, gimnasia suave,…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *