Precauciones alimenticias embarazo

precauciones alimenticias embarazo

Ya hemos comentado en otros artículos que durante el embarazo la alimentación debe ser vigilada. En esta ocasión hablaremos del riesgo de posibles infecciones y las consecuencias directas de éstas en el feto. Y es que algunas infecciones pueden tener consecuencias graves y ciertos alimentos son totalmente desaconsejables. Vamos a mostrarte a continuación los alimentos que debes evitar y también te mostraremos las situaciones de riesgo a las que te enfrentas.
Ya hemos dicho que ciertas infecciones alimenticias pueden tener consecuencias graves en una mujer embarazada. Entre esas infecciones transmitidas a través de los alimentos, la toxoplasmosis y la listeriosis son las más graves. También es recomendable evitar el sobrepeso de la embarazada. Para evitar el riesgo de contraer estas enfermedades es necesario:

  • Evitar consumir ciertos alimentos crudos como huevos crudos, pescados ahumados, frutas y verduras sin lavar o leche no pasteurizada.
  • Comer carne muy hecha.
  • En caso de tener gato, no debemos permitirle salir fuera de casa, sobre todo a lugares donde pueda entrar en contacto con la toxoplasma. De hecho, lo más recomendable en caso de tener gato, es que otra persona se ocupe de él durante el embarazo. Si no es posible, hay que limpiar bien la caja de arena del gato y desinfectarla completamente, pero nunca debe hacerlo la persona embarazada.
  • Mantener una higiene global adecuada.
  • Lavarse concienzudamente las manos antes de comer.

Cuidado con el alcohol

El alcohol está completamente desaconsejado durante el embarazo. Aparte del gravísimo síndrome de alcoholismo fetal que padecen los niños de mujeres alcohólicas, el consumo de alcohol puede acarrear un parto prematuro o dificultar que el feto aumente de peso. Lo mejor, por tanto, es suprimirlo completamente de nuestra vida.

Cuidado con el café

En el caso del café, la solución no es la eliminación total, pero sí la moderación. Lo recomendable es no abusar del café durante el embarazo ya que un consumo excesivo de cafeína puede poner en riesgo al bebé, pudiendo provocar un aborto natural. Además, dificulta el que el bebé coja peso. No hay estudios que hayan demostrado estos efectos del todo, pero es aconsejable moderar el consumo de café. La prevención siempre es mejor.

Cuidado con las grasas

Durante el embarazo, hay que evitar un exceso de alimentos demasiado calóricos. Y es que la obesidad maternal multiplica los riesgos para la madre y para el niño: hipertensión arterial, diabetes, infecciones urinarias,… Los riesgos en el parto también aumentan, con un porcentaje elevado de cesáreas. Tanto el aumento de peso durante el embarazo, como los alimentos que consumimos deben estar controlados y justificados medicamente. Y nunca, NUNCA, empezar un régimen por nuestra cuenta. Éstos están prohibidos a no ser que sean prescritos por el médico, ya que éstos tendrán una razón médica y estarán controlados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *