El gato, el mejor animal para los niños autistas

En más de una ocasión hemos comentado que tener perros es bueno para los niños ya que les ayuda en muchos aspectos. La cuestión es que no solo los perros son buenos para los niños, sino que ahora también se ha descubierto que los gatos ayudan a los niños pequeños autistas a socializarse, es decir, a tener mejores relaciones en su día a día.

Ahora bien, ¿Por qué los gatos? Entre sus cualidades, el gato es un ser tranquilo y paciente, además de que no es un animal que necesite mucho cariño todo el tiempo y bastante independiente. Aún así, los gatos ofrecen bastante cariño y siempre están dispuestos a obtener mimos, pero no necesitan esa atención que otros muchos sí necesitan, como los perros.

Esta independencia hace que, poco a poco, el niño vaya hablando, sonriendo y mirando a la cara, ya que el gato no le agobiará, sino que esperará a que el niño esté preparado y confiado para recibir esos mimos y esos cariños.

Sin ninguna duda es una buena noticia ya que lo que queremos es que los niños autistas marquen su propio ritmo, y con un gato podrán hacerlo sin ningún tipo de problema. ¿Qué os parece este estudio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *