¿El cinturón de seguridad puede dañar al bebé si estoy embarazada?

Algunas embarazadas creen que el cinturón de seguridad puede dañar al bebé al presionar la barriga, así que dejan de usar el cinturón de seguridad en el embarazo poniendo en riesgo su vida y la de su bebé ya que no hay nada más peligroso para tu bebé que no ponerte el cinturón de seguridad.

El cinturón de seguridad no tiene por qué dañar al bebé si te colocas las dos bandas correctamente y de forma que no pasen por la barriga. Muchas mujeres embarazadas usan el chaleco emobikids, un adaptador que coloca el cinturón completo para que sujete bien a la futura mamá pero sin presionar al bebé, la forma más segura de viajar en el embarazo.

Chaleco adaptador del cinturón de seguridad para embarazadas

¿Y no es suficiente con que la banda pélvica no pase por la barriga? No, en Internet hay muchas recomendaciones sobre cómo colocarse el cinturón de seguridad en el embarazo y la mayoría de estas recomendaciones sólo mencionan la banda pélvica. Esto es un error y es que lo primero que debemos hacer es comprender cómo funciona el cinturón de seguridad.

En un impacto el cinturón de seguridad actúa sujetando al usuario por las zonas duras del cuerpo, los huesos, hombro, esternón y pelvis. Pero además, las dos bandas del cinturón permiten distribuir las fuerzas que se producen en la colisión para evitar que el cinturón de seguridad provoque lesiones graves en los órganos blandos del cuerpo.

Si una embarazada no se preocupa de colocarse bien la banda superior del cinturón, todas las fuerzas del impacto recaerán sobre la banda pélvica y por muy bien colocada que esté, las fuerzas serán demasiado elevadas y acabarán provocando daños al bebé.

Por otra parte, si la banda superior no está bien colocada, la embarazada puede cortarse el cuello, dañarse órganos internos y golpearse la cabeza y el tronco contra alguna parte del vehículo pudiendo resultar gravemente herida, lo que no favorecerá la supervivencia del bebé.

¿Y si sólo me pongo la banda superior del cinturón? Volverás a estar poniendo en peligro tu vida y la del bebé ya que en el impacto tu cuerpo se deslizará por debajo de la banda superior desplazándose hacia la zona inferior del salpicadero donde podrás quedar atrapada.

Otra práctica común en las embarazadas es ponerse las bandas del cinturón holgadas  sujetándolas con pinzas o colocando una espuma entre su cuerpo y el cinturón. Tampoco esto es buena idea ya que con ello estás impidiendo el correcto funcionamiento del cinturón de seguridad y además, conseguirás que tu cuerpo reciba un golpe contra las propias bandas del cinturón.

Finalmente, ¿qué pasa si no usamos el cinturón de seguridad? Una embarazada que viaja sin cinturón de seguridad y sufre una colisión va a golpearse contra el volante o el salpicadero, así como con el parabrisas pudiendo incluso salir despedida fuera del vehículo.

Si su coche lleva airbag frontal la embarazada se golpeará violentamente contra el airbag antes de tiempo, cuando la bolsa de aire aún se está hinchando. En cualquier caso, la embarazada sufriría graves lesiones en su cabeza, en su cara, en su vientre y probablemente en sus órganos internos, lesiones que podrían acabar ocasionándole la muerte.

¿Y el bebé? Si la embarazada resulta gravemente herida o fallece, es muy poco probable que el bebé pueda sobrevivir incluso cuando el embarazo está muy avanzado. Pero además, si la embarazada se ha golpeado la barriga contra alguna parte del vehículo, la vida del bebé habrá quedado muy comprometida aunque la embarazada consiga sobrevivir.

Te corresponde a ti decidir la mejor opción para proteger tu vida y la de tu hijo. Nadie puede proteger al bebé en el embarazo mejor que tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *