Desarrollo de bebés: 12 meses

El pequeño ya no es tan pequeño: ¡¡ya tiene un añito!! Tantas cosas han pasado a lo largo de estos meses… la primera sonrisa, el primer diente, el primer grito, la primera noche en blanco,… Pero no debemos mirar hacia atrás con nostalgia, y sí mirar hacia el futuro: los primeros pasos, las primeras carreras,…

Aún con un año las siestas siguen siendo importantísimas para el desarrollo del pequeño (dos pequeñas al día: una por la mañana y otra por la tarde). El sueño nocturno no será tan largo como meses anteriores y rondará las 9 horas aproximadamente. Los juegos también siguen siendo importantísimos en su desarrollo. Juega con él ayudándole así a evolucionar a buen ritmo.

La mayoría de los niños a esta edad ya se han hecho verdaderos profesionales en lo de gatear. Sus desplazamientos son rápidos y, por tanto, peligrosos. ¡Mucha precaución, control y anticipación! Poco a poco irán apareciendo sus pequeños pasos, aunque con ayuda. Estar sentado ya no es un misterio para los peques. Ahora lo que les atrae es pasar de la posición sentada a la de cuatro patas: irán adquiriendo destreza.

Notarás un cambio notable en su comportamiento: ahora ya no sólo coge objetos, sino que también los dará. Es un cambio y una etapa muy importante en el desarrollo del pequeño. ¡¡Para él será toda una satisfacción!! Aunque para él, dar es prestar, no dar del todo. El objeto que da, no debe desaparecer de su campo de visión, si no creerá que se lo quitaste y no le sentará bien.

En posición de pie ya hemos dicho que muchos empiezan a dar sus primeros pasos. Poco a poco avanzará, con sus pequeñas piernas, que irá paulatinamente separando mejor. Casi todos los bebés necesitan la vigilancia y la mano de mamá o papá en el momento en que el equilibrio se pierde. Pero es de gran utilidad que empiece a soltarse, ya que aprenderá a andar y también a caerse. De hecho, sólo andará de verdad cuando haya aprendido a dominar también sus caídas. Ciertos bebés se niegan a andar sólo por miedo a caerse y esto se puede alargar el proceso de aprendizaje hasta los 20 meses. Precaución de todas maneras con las caídas: aunque raramente son graves, si el comportamiento del pequeño tras la caída te parece sospechoso unos minutos después de la misma, no dudes en consultar a tu médico para asegurarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *