Archivos de la categoría Cuidados

Higiene dental del bebé

Higiene dental del bebéMalas costumbres alimenticias y una higiene insuficiente son las principales causas de la formación de la caries. En los bebés, la causa más frecuente de la aparición de caries es el llamado “síndrome del biberón”. Una mala utilización del biberón (sobre todo si es rellenado de bebidas y zumos azucarados) causa caries en los incisivos de los bebés y en los molares superiores. Los ácidos tragados con las bebidas actúan durante más de veinte minutos y, después de numerosos ataques, los dientes pueden presentar caries.

A continuación te vamos a presentar una serie de consejos para prevenir la formación de las caries en los más pequeños:

  • Evita los alimentos demasiado azucarados, sobre todo si el niño tiene menos de un año.
  • Nunca le dejes al niño dormirse con un biberón en la boca que contenga leche, zumo de frutas o bebidas azucaradas. Sólo podrá contener agua.
  • Comienza a cepillar los dientes del bebé tan pronto como crezcan. Al principio debes usar un paño húmedo.
  • Utiliza el hilo dental inmediatamente después de que todos los dientes hayan salido.
  • A partir de los cinco años, empieza con las consultas regulares al dentista.

En cuanto a la utilización del dentífrico también hay algunos “trucos” que podemos adoptar para una higiene oral sana. Por ejemplo, los niños de menos de 3 años todavía no saben escupir, por lo que es mejor utilizar un dentífrico sin flúor, ya que los niños de esta edad tragan cerca del 60 % del dentífrico. El flúor es un agente químico muy activo que puede causar problemas intestinales.

Habrá que utilizar el cepillo de dientes por lo menos 2 veces al día, (mejor tres), siempre después de las comidas. El cepillado debe durar al menos 2 minutos.

Viajes en avión con bebés

viajes en avionPara viajar con un bebé el avión es el mejor medio de transporte posible. Y es que al ser el medio de transporte más rápido, se invierte menos tiempo y tanto el bebé como los padres acaban menos cansados. Desde la 3 semana de vida el bebé puede coger un avión. Lo único que tienes que tener presente son ciertas nociones.
El aire presurizado de la cabina es seco y deshidratante. Así que el pequeño tiene que beber mucho. Mucha atención también con los oídos del bebé: si ha estado resfriado o si todavía lo está, revisa sus tímpanos unos días antes de la salida con la finalidad de cercioraros que no tiene otitis. No dudes en pedir cita con tu pediatra.
También debes limpia cuidadosamente la nariz del pequeño unos minutos antes del despegue y del aterrizaje. Para evitar dolor de oídos en el pequeño debido a los cambios de presión en el despegue y el aterrizaje, haz beber al niño o dale el chupete. La finalidad es hacerle tragar regularmente.
Hasta una determinada edad (que dependerá de la compañía) puedes viajar con el niño en brazos o elegir comprarle billete. Si les has cogido billete de avión, es aconsejable llevar un asiento para niño. Así los niños pequeños descansan allí cuando y los padres también, que no tienen que llevar todo el tiempo al niño en brazos. Debes indicarlo en el momento de la reserva y del registro, ya que los asientos para niños deben estar al lado de la ventana y no pueden estar instalados cerca de las salidas de emergencia.
Las tarifas para niños menores de 2 años son, generalmente, un 10 o 20 % de la tarifa normal. Aunque existen ciertas compañías que no hacen pagar el sitio. ¡Infórmate! Para niños de 2 hasta 12 años, la tarifa es un 50 % de la tarifa normal, disponiendo de asiento propio.
La higiene del bebé en el avión no es problema: todos los aseos de los aviones están equipados con mesas para cambiar al pequeño. En cuanto a la alimentación, consulta con la compañía si puedes llevar tus propios potitos y si estos podrán pasar el control de seguridad. Lo que sí debes saber es que la mayoría de las compañías proponen potitos para los bebés. Consulta antes de emprender el viaje porque, de ser así, puedes aliviar equipaje de mano, que siempre viene bien. También aconsejamos informarte bien del lugar de destino, y tomar las precauciones necesarias, por ejemplo los cuidados del sol.

Cuidados de bebés para el sol

Ya están aquí esos maravillosos días de calor en los que tanto apetece a salir a pasear. Al hacerlo debes pensar mucho en tu bebé, ya que para él, el sol puede ser beneficioso pero también muy perjudicial si no se toman las medidas pertinentes. Y es que el pequeño aún no dispone de las armas suficientes para luchar contra los grandes calores. En el siguiente artículo te mostraremos una serie de recomendaciones. El organismo del bebé de menos de seis meses no es capaz de regular su temperatura, cuando la temperatura ambiente alcanza los 26° C.

Con el fin de evitar golpes de calor en el bebé o quemaduras en la piel, te hemos preparado una serie de consejos, precauciones y recomendaciones que te serán muy útiles:

cuidados bebes sol

  • Viste al bebé con trajes ligeros de algodón.
  • Nunca expongas al bebé a los rayos del sol. Aún así, ponle protección máxima aunque esté debajo de una sombrilla o a resguardo del sol. Los rayos del sol son peligrosos hasta debajo de una sombrilla por el brillo sobre la arena. Y la piel del niño muy delicada.
  • Refresca al bebé regularmente mediante un pulverizador de agua (con agua mineral) y dale a menudo de beber. Ademas vigila su alimentación.

El bebé y el sol

Los bebés de menos de 6 meses no tienen ninguna defensa contra el sol. Su organismo aún no produce la suficiente melanina para protegerle del sol. Los pequeños de menos de seis meses son un peligro tremendo con el sol, pero incluso hasta los 3 años de edad, los niños no están del todo preparados para recibir los rayos ultravioletas. Así que, el niño podrá disfrutar de la playa pero sólo en las horas en las que el sol no es demasiado fuerte (antes de las 11 de la mañana y después de las seis de la tarde) y siempre con la cabeza cubierta con un gorro de algodón o una gorra de visera ancha y con crema protector.

Aquí tienes una lista con los detalles según el desarrollo de tu bebe por meses:

Cubre todas las partes visibles del cuerpo del bebé con una crema protectora de máxima protección y renuévala cada hora y después de cada contacto con el agua. Cuidado con las quemaduras de sol en edad tan temprana (e incluso hasta la adolescencia), ya que son las responsables más grandes de la aparición ulterior de cánceres de piel.