Beneficios de la natación para mujeres embarazadas

Es saludable que las mujeres embarazadas practiquen alguna actividad física, por supuesto respetando todas sus restricciones, especialmente con el paso del tiempo ya que el abdomen está creciendo y la molestia se incrementará; una de las opciones más recomendadas es la natación.

Para una embarazada la actividad física debe ser agradable y segura, siempre respetando la individualidad de cada mujer obedeciendo las reglas de sentido común y también de los médicos. La natación posee muchos beneficios a corto o mediano plazo para la mujer embarazada, este ejercicio mejora la tonificación muscular y disminuye el edema o hinchazón de miembros inferiores comunes en un embarazo.

Todo ejercicio debe iniciarse sólo con receta médica y los más recomendados son la natación y el aeróbic acuático, esto se debe a que la principal queja de una mujer embarazada es el peso de su cuerpo al hacer ejercicio, una vez debajo del agua no se percibe esta sensación y por lo tanto se disfruta de esta actividad física.

En la tierra es imposible realizar ejercicios para una mujer embarazada o por lo menos seria muy incómodo, en cambio en el agua hay una inmensa libertad, porque la flotabilidad ayuda a aumentar la amplitud de los movimientos sin resistencia a la fricción, permitiendo a la embarazada a moverse con facilidad.

Además como el cuerpo está sumergido la tensión conjunta también disminuye, lo que es ideal en la ejecución de los ejercicios de estiramiento. A su vez la natación aporta más beneficios como:

  1. Disminuye la aparición de venas varicosas.
  2. Controla el ritmo cardíaco y diuresis materno fetal.
  3. Reduce la formación del edema.
  4. Controla la ganancia de peso.
  5. Proporciona mayor resistencia muscular.
  6. Mejora la imagen de la mujer y genera control postural.

Por otra parte el agua ayuda a disminuir el dolor durante el parto, promueve el calentamiento muscular, favorece la relajación y la reducción de los espasmos musculares, mejorando y fortaleciendo la resistencia muscular.

Algunas desventajas del ejercicio acuático y natación son: dificultad de fijación, creciente deseo de orinar (diuresis) y en algunas personas ansiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *