10 errores clásicos que comenten las Mamás primerizas

Si eres una mamá primeriza o lo serás en poco tiempo, te recomendamos que leas la nota que te sacará ciertas dudas sobre temas cotidianos en los que se tienen preceptos equivocados.

madre primeriza

Es muy importante que no te desesperes, en poco tiempo te convertirás en una madre con experiencia y podrás aconsejar a otras madres sobre estos temas.

Recuerda que nadie nació sabiendo y es importante aprender y recordar estos conceptos clásicos a la hora de cuida a tu bebé.

A continuación enumeramos 10 ítems con errores clásicos de madres primarizas:

1. La esterilización de las cosas del bebé deben hacerse hasta el año de vida del bebé

Es importante que durante las primeras semanas de vida del bebé esté todo bien esterilizado (ver esterilizador de biberones) ya que una buena higiene es fundamental para ellos. Lo importante en estos casos no obsesionarse con la esterilización ya que todos los seres humanos contamos con un sistema inmunológico que nos protege de los gérmenes de la naturaleza. Obviamente este sistema inmunológico no está totalmente desarrollado en los bebés recién nacidos y aunque esterilicemos todo lo que tenga contacto con él, sus manos no se pueden esterilizar y se la llevarán a la boca. Los bebés deben de formar sus propias defensas. Hay que tener todo lo que este en contacto con el limpio pero no ponerse nervioso si toca algo que no está esterilizado.

2. Hay que abrigar mucho al bebé.

Es verdad que los bebés recién nacidos no regulan bien su temperatura corporal y suelen enfriarse. Este concepto es usado por las madres para abrigar en exceso a sus bebés lo cual no es bueno ya que ellos pueden transpirar mucho y en el momento de cambiar un pañal o cambio de ropa pueden enfermarse. Por otro lado, esta comprobado que el calor excesivo que sufren con el abrigo puede aumentar el riesgo de muerte súbita. Una manera prudente de saber si el bebé tiene frío es tocando su pecho. Si lo está, hay que abrigarlo y en el caso que su cuello esté transpirado y su cabeza también es conveniente sacarle un poco de ropa porque tiene calor.

3. No hay que hacer ruido en la casa así descansa mejor el bebé

Muchos padres para que su hijo duerma bien tratan de hacer el menor ruido posible y de tener todo en oscuridad para que nada perturbe el sueño de su hijo durante su siesta. Lo que los padres primerizos deben saber es que su hijo al mes y medio de vida ya relaciona el ciclo de luz oscuridad por el cual percibe que tiene que dormir más a la noche que durante el día, por este motivo es importante que el bebé perciba algo de luz del día y los ruidos cotidianos de la tarde para que sepa cuando es de día. Él sabrá que cuando este todo oscuro y en silencio será de noche. Por otro lado, si duerme la siesta en un silencio absoluto ante cualquier ruido se exaltará y no es bueno ni para el bebé ni para los padres.

4. El bebé se debe bañar todos los días.

Por supuesto que la higiene el bebé es bueno, pero hay pediatras que afirman que bañar al bebé dos o tres veces en la semana está bien y es suficiente. No es necesario usar la bañadera todos los días, con higienizarlo bien con una esponja limpiándole bien su cola y lavándole bien las manos a menos que al bebé le encante estar en el agua tibia y lo ayude a relajarse para dormirse.

5. A los bebés hay que raparlos para que su pelo crezca con más fuerza.

Muchos creen que rapando al bebé le crecerá el pelo con más fuerza y con mayor rapidez y es un error. El pelo ya sea del bebé o el de un adulto no tiene vida propia, pero sí el folículo piloso que produce el pelo. Este folículo no se va cuando se corta el pelo y no se altera en lo más mínimo. Entonces cuando el pelo vuelva a crecer será el mismo que antes hasta que determine su herencia genética recién pasado el año de vida.

6. No darle el bebé a nadie.

Esta es una obsesión de los padres para que el bebé tenga el menor contacto con otras personas que no sean ellos y de esta forma que no le transmitan gérmenes al bebé. Es el miedo que alguien enfermo bese al bebé y lo contagié. Este concepto puede ser aceptado en los casos en que no se conozca la persona, pero en el caso de personas cercanas no debería haber problemas ya que en el caso de que alguno esté enfermo no se acercará a tu bebé.

7. Cambiar el pecho antes que termine de tomarlo.

Un dato útil es saber que la leche que está al final de cada mama es la que alimenta y llena al bebé porque es la que más grasa tiene. Cuando el bebé deja de chupar y la mama está totalmente blanda es porque el bebé ya ha terminado de tomarla y hay que pasarlo al otro pecho que todavía no tomó Para hacer una adecuada lactancia el bebé debe de tomar los dos pechos por completo.

8. El bebé duerme con los padres

No es aconsejable dejar dormir el bebé en la cama de los padres ya que se lo puede aplastar o asfixiar. En el caso que sea para amamantarlo se lo puede pasar a la cama, pero cuando termine de tomar los pechos se lo debe pasar a su cuna para que él y los padres descansen bien.

9. Es más importante el consejo de la abuela que del pediatra.

Los consejos de las abuelas son muy buenos pero hay que saber que en 30 años las cosas van cambiando y muchas de las cosas que ellas hacían, hoy ya no se hacen. El pediatra es la persona que más sabe sobre el tema y es importante que si acudimos a él, hagamos las cosas que dice y no cambiarlas por otros consejos.

10. La mamá que puede hacer todo.

Tener un bebé en la casa implica mucho desgaste en lo físico, mental y en lo emocional. Es importante que sepas que vas a sufrir bajones de ánimo, de fuerza y te sentirás cansada. En estos casos es muy recomendable que pidas ayuda y que no te esfuerces de más ya que no es bueno para ti ni para tu bebé. Es normal que estés cansada y que te desborden algunas situaciones. Es un cambio muy importante en tu vida y además de que el bebé este bien, tú deberás estar bien para él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *